Meg vive en la Península Superior de Michigan con su esposo y cinco hijos. Es una fotógrafa infantil fine art y de retrato cuyo trabajo nostálgico se centra en el hogar. Mientras fotografía a su familia, imparte varios talleres nacionales e internacionales por todo el mundo. Meg es mentora a través de Click Community, instructora a través de Click Photo School y embajadora de de varias marcas. También es fotógrafa voluntaria de The Gold Hope Project, una organización sin fines de lucro que regala a las familias que luchan contra el cáncer pediátrico una sesión de fotos gratuita.